Siendo.

20170222_170347

Hemos terminado de leer a Raquel Lanseros (Jerez de la Frontera, 1973) con el mes de febrero de LUCES DE CANTINA, esa actividad que tiene lugar cada lunes en la cantina Casa Chichí de mi querido Olmedo, a razón de una obra al mes. Hemos leído también a José Jiménez Lozano, Vicente Rodríguez Manchado y Ramiro Calle, y en marzo leemos a Aldous Huxley: empezamos el día 6.

Ha sido gozoso acercarnos a esta gran poeta. Su obra es bella, accesible y profunda. En ella destacamos fundamentalmente su necesidad de rescatar las vivencias como esencias, de manera que todo conocimiento de alguien (conócete a ti mismo, también) es ingenuo (pretencioso?) si no tiene en cuenta la multiplicidad de seres que hay en cada ser, de existencias que son, que fueron y dejaron de ser y, en definitiva, la provisionalidad de nuestras vidas, inasibles, misteriosas…

Aunque he cambiado mucho de color

sigo siendo camaleón

                             y no rama

20170222_170332

No hace tantos meses que supe por primera vez de Raquel Lanseros. Si no recuerdo mal fue cuando recibí un libro de poemas de Edgar Allan Poe que ella traducía y comentaba para Valparaíso Ediciones y cuya colección ella misma dirigía. Mi amigo Erre, que está siempre presente aunque no lo sepa, me habló de Lanseros con más detalle, me la recomendó y yo… le seguí un poco la pista y propuse la lectura de A LAS ÓRDENES DEL VIENTO para nuestra actividad LUCES DE CANTINA. Cuánto me alegro de mi decisión. Creo que todos los amigos de la actividad han disfrutado leyendo en casa y, más aún, haciéndolo de viva voz alrededor de una mesa, comentando…

esther-lee

A LAS ÓRDENES DEL VIENTO es una antología ampliada con algunos trabajos nuevos que recoge poemas entre el año 2005 y el 2015, recogidos de cinco poemarios. Como parte del recorrido de su lectura nos hemos desviado algunas veces hacia Maiakovski, Machado, Cavafis… Nos gusta viajar pero el libro lleva también unos días expuesto en nuestro altarcito del aula de teatro La Guardería y ya se ha vendido algún ejemplar por allí también. Además Esther Pérez Arribas ha llevado otro hasta Cuéllar, donde leyó dos o tres poemas en esa fiesta que se tienen montada por allí de lectura a micro abierto, música y poesía… En La tienda de Lope tampoco faltará un ejemplar nunca y, vaya, nos iremos haciendo con el resto de su obra…

Que no crezca jamás en mis entrañas

esa calma aparente llamada escepticismo.

Huya yo del resabio, 

                      del cinismo, 

                           de la imparcialidad de hombros encogidos.

Crea yo siempre en la vida

crea yo siempre

              en las mil infinitas posibilidades.

Engáñenme los cantos de sirenas, 

tenga mi alma siempre un pellizco de ingenua.

Que nunca se parezca mi epidermis

a la piel de un paquidermo inconmovible, 

                                                                   helado.

Llore yo todavía

   por sueños imposibles

      por amores prohibidos

          por fantasías de niña hechas añicos.

Huya yo del realismo encorsetado.

Consérvense en mis labios las canciones, 

muchas y muy ruidosas y con muchos acordes.

                 Por si vinieran tiempos de silencio.

20170222_170245

Raquel Lanseros, ente 2005 y 2015.

Valparaíso ediciones, 2015.

108 páginas. Pvp: 10 €.

Voces acalladas

Que se me pudra en la boca

el pan que coma

aunque lo haya ganado

con el sudor de mi frente;

que se me enturbie en los labios

el agua que yo beba

aunque lo haya ganado con justicia;

que se nos sequen las frondas

cuyas sombras nos alivian

aunque el ardor del estío

nos abrase nuestras pieles delicadas.

Que mi paz satisfecha

se convierta en batalla.

Que desnudo me encuentre ante el mundo

sin mis vestidos tres veces justos.

Que se me clave la voz en la garganta

si no es para denunciar la injusticia,

para dar voz a aquellos que un día

sintieron la suya acallada,

mercancía sus cuerpos,

moneda su trabajo.

Y cuando nadie olvide esas voces,

cuando nadie haga volar las libélulas

que pueblan los poemas embusteros

que ganan los premios amañados;

cuando alguien defienda a los pobres

y clame con ellos en todas plazas;

cuando vea que en la noche del mundo

ni un sólo mendigo tirita de frío,

ya la rosa volverá a ser bella,

dormirá sereno el trigo sobre el surco

y mi corazón esbozará una sonrisa

y recorrerá , codo con codo, de nuevo,

las anchas avenidas que otros poetas abrieron

en la noche cerrada de la miseria.

 

Este es el poema que abre el libro de Luis Julio González Platón y que da voz a los miserables, a los pobres invisibles y mudos de la tierra: lo sagrado de la poesía se mezcla aquí con lo profano de un mundo deshumanizado que evidencia la tragedia que es vivir en los extremos, esos márgenes entre los que se desarrolla la vida y que no deberían ser sobrepasados más allá de especulaciones literarias, filosóficas o religiosas. Quizá por ello el autor escoge una estructura de oración, un tono bíblico que dota a sus poemas de un sentido trascendental.

Hace ya algún tiempo que el autor -uno de esos autores cercanos que merecen tanto la pena- me acercó un primer borrador de lo que luego sería este VOCES ACALLADAS. Ya imaginaba que sería un buen trabajo pues así me parecieron LA ESQUINA ROTA y ANTIFONARIO DE LA LIÉBANA. Y, efectivamente, el pasado día 22 de octubre hicimos una actividad en la librería a partir de este poemario, en la que las voces contemporáneas de algunos buenos amigos y la imagen proyectada de videos de denuncia social protagonizaron la tarde. Fue una forma de reconocer desde la librería la calidad de este poemario molesto, accesible e ineludible.

20161026_094307

Luis Julio González Platón, 2015

Ediciones Tantín, 2016.

87 páginas. Pvp: 10 €.

20161026_202543

También disponible en el aula de teatro La Guardería, de Esther Pérez Arribas y su compañía de teatro Pie Izquierdo.

C/ Sinagoga s/n. Valladolid.

Para la voz humana.

ÍNDICE

UN (TRAS)LÚCIDO SILENCIO:CAUSAS Y ORÍGENES DE UNA DESPARICIÓN, POR MARTA LÓPEZ VILAR.

BIBLIOGRAFÍA.

PALABRAS PREVIAS.

 

(TRAS)LÚCIDAS.

ESPERANZA LÓPEZ PARADA.

AURORA LUQUE.

SUSANA RAFART.

MIREN AMUR MEABE.

ROSANA ACQUARONI.

ISABEL BONO.

GUADALUPE GRANDE.

JOSEFA PARRA.

ADA SALAS.

CRISTINA MORANO.

NURIA RUIZ DE VIÑASPRE.

YAIZA MARTÍNEZ.

ESTHER MUNTAÑOLA.

BEGONYA POZO.

MIRIAM REYES.

OLGA NOVO.

CARMEN CAMACHO.

ARIADNA G. GARCÍA.

CARMEN GARRIDO.

LEIRE BILBAO.

SANDRA SANTANA.

VANESA PÉREZ-SAUQUILLO.

ERIKA MARTÍNEZ.

ESTHER GIMÉNEZ.

LUCÍA DE FRAGA.

LAIA LÓPEZ MANRIQUE.

SOFÍA CASTAÑÓN.

LOLA NIETO.

MARTHA ASUNCIÓN ALONSO.

Tengo de la mano un bonito volumen de Bartleby Editores. Se llama (TRAS)LÚCIDAS: Poesía escrita por mujeres (1980-2016), como dice la editora -Marta López Vilar-, poesía alejada de los patrones creados por una historia sociocultural masculina.Esta es la cuestión: se trata destacar los trabajos de quienes aún tienen poca visibilidad pero, sobre todo, se trata de hacernos llegar a los lectores en general poemas que parten de sensibilidades distintas a lo imperante y que invocan otros futuros, otros deseos.

Precisamente la introducción nos lleva por caminos poco o nada transitados -Dónde quedan las mujeres del 27, se nos dice- y López Vilar recupera muchos nombres que apenas han ido apareciendo más allá de diferentes antologías de poetisas: Cristina Lacasa, María Beneito, Julia Uceda, Acacia Uceta, Aurora de Albornoz, Elvira Lacaci, Ángela Figuera, Carmen Conde, Angelina Gatell, Elena Martín, Lucía Sánchez, Ernestina de Champouci, Concha Zadoy, Josefina de la Torre, Susana March, María Romero, María Cegarra, María Teresa de León… muchos de sus poemas podemos encontrarlos en otra antología que tengo cerca: POESÍA Y YO: poetas en español del siglo XX, que editan para Visor Raquel Lanseros y Ana Merino.

La editorial Renacimiento publicó en 2006 una antología que se mueve por los mismos márgenes temporales que (TRAS)LÚCIDAS. Es un estudio y antología comentada de la poesía escrita por mujeres (1970-2005). Se titula CON VOZ PROPIA, al cuidado de María Rosal. Es evidente que hay nombres coincidentes en los dos trabajos, pero es muy llamativo que sean tan pocos: Rosana Acquarón, Guadalupe Grande, Josefa Parra y Esther Giménez. Entre ambas antologías hay un centenar de poetisas, la mayoría de las cuales aparece en la recopilación de Renacimiento, edición más detallada en casi todos los sentidos.

Otra curiosidad es que ninguna de las editoras de estos tres ediciones -que también son poetas- aparecen antologadas en las obras de las otras, salvo Ana Merino, que sí está en el trabajo que comentamos, en el que me centro en adelante.

(TRAS)LÚCIDAS  es un libro que parece pretender la claridad de la que hasta ahora adolece la publicación de poemas escritos por mujeres. Es una edición fácil de abordar, letra grande, en la que no hay que bucear: no es un estudio sesudo para el que entrenarse primero: es una recopilación de poemas que leer. Un total de 29 poetas con breve introducción biográfica. Yo he abordado a Nuria Ruiz de Viñaspre (Logroño, 1969), que ha publicado ya una docena de poemarios: EL TEMBLOR Y LA RÁFAGA en 2016. De este último es la mayor parte de sus poemas recogidos, no muchos: seis. Será capricho o puede que necesidad de cerrar el relato de esta reseña, pero creo que su poesía (que indaga el yo a menudo desde una postura metapoética) hace honor a una de las frases que más me han gustado de la introducción de Marta López: Las mujeres adquieren una esencia traslúcida que navega entre la presencia y la ausencia.

Y sigue López Vilar: El objetivo de estas páginas previas es intentar hacer un ejercicio de memoria literaria sobre el por qué de esa injusticia que siempre ha acechado a la literatura hecha por mujeres en la historia.

Cierro con un poema de una de tantas autoras olvidadas. Esperemos que nuestras contemporáneas corran mejor suerte. Por ellas y por todos los demás: para la voz humana.

 

FUSILAMIENTOS

(Posguerra)

A Meliano Peraile, años después.

 

No, no puedo olvidarlo. Es en la linde

aún indecisa de la aurora. Siento

como si fuera ayer la voz del viento

-¿es voz a alfanje?- que mi sueño escinde.

 

Mi sueño roto en el perfil del día

una vez y otra vez. Y allá, en la arena,

madruga ensangrentada la azucena

y exhausta besa la ribera fría.

 

Oigo la muerte. Ocupa mis oídos

la trágica manada de estampidos

que al alba irrumpe cotidianamente.

 

Viene del mar. Mis días infantiles

son un duro horizonte de fusiles

que me persigue encarnizadamente.

Angelina Gatell, del libro Noticia del tiempo.

TRASLUC        Bartleby Editores, 2016. 378 páginas. 17 €.

 

 

 

Cita con lo invisible

Lástima que en la librería Los Editores no llevara Mestre sus acuarelas encima. Y suerte que tengo una dedicatoria un tanto diferente a las que él suele hacer: con una pluma y una copita de agua este dibujo recuerda más a las cenizas.

Precisamente con Juan Carlos Mestre terminamos el pasado lunes 30 de mayo la primera temporada de LUCES DE CANTINA (en Casa Chichí), esa cita semanal con autores de distintas nacionalidades y estilos y en la que compartimos un vino, una cerveza o una infusión. Este verano empezaremos a preparar la segunda temporada que casi podría llamarse tercera pues tuvo en la primavera de 2015 su germen o preludio. Es una de las actividades de la librería que más me satisface, y creo que los amigos que participan de ella también disfrutan mucho.

LA CASA ROJA es un poemario que descubrí en 2009 y con el que descubrí a este poeta de Villafranca del Bierzo multidisciplinar para quien “la poesía es lo que permanece -apenas una huella interpretable- tras haberse  apagado lo oído  en el fuego donde conversan las llamas”. Y así sucesivamente maravilloso.

 

La casa roja

Juan Carlos Mestre, 2008. Calambur, 2008. 170 páginas. 15 €.

Poetas Kamikazes

Pedro Casariego Córdoba, Gonzalo Escarpa, Arturo Martínez y Eduardo Scala. La editorial YA LO DIJO CASIMIRO PARKER los reunió en 2010 con el título ANTILOGÍA, CONTRAPOESÍA DE POETAS RESERVADOS. Marcus Versus se encarga de la cuidada edición. Me interesan estos poetas que no he leído mucho, muy recomendables por lo que tienen de apertura a nuevos espacios poéticos y por lo que sus propuestas tienen de accesibles, que es mucho.

La accesibilidad de su poesía es, además del formato atractivo del libro, la seña de identidad de esta colección de la que he vendido, sobre todo, a Irene X, como una de las representantes de las nuevas poéticas juveniles. Parece que se trata de acercar la poesía a un público que ya se suponía perdido de tan alejado. Es un fenómeno interesante del que podremos seguir hablando.

20160418_164923

.

 

Harpo, Ya lo dijo Casimiro Parker.

Mi amiga Cristina me encargó hace menos de un siglo el libro La sonrisa del sexo, de Irene X. Mi lentitud tiene razones: tomo los libros que me gustan, jamás los cojo ni los transporto ni llevo de un lado a otro. Los tomo y voy despacio. He aprovechado para traer otros títulos de Harpo, pero también de la editorial Ya lo dijo Casimiro Parker, que la propia Harpo distribuye. Dejo las portadas de estas ediciones atractivas y cuidadas. Enhorabuena. Y tengo que decir que no me gusta el papel aunque me pirra la maquetación y el diseño en general. ¿No he dicho nada de los contenidos? Investigue, amigo lector. Yo sólo soy librero.

contrapoesíacántigas

sexo risagrecia

ajedrez

Torremozas

Antología a cargo de Jaime Gil de Biedma para su publicación en 1962 en la editorial Colliure. Yo he encontrado esta bonita edición de Torremozas que espera complacer a mi amigo R: hay que leer la poesía para adultos de Gloria Fuertes, me dice: A veces el poeta/no sabe si coger la hoja de acero,/sacar punta a su lápiz y hacerse un verso/o sacarse un vena/y hacerse un muerto.

Torremozas, 2014. 86 páginas. Doce euros.